En la última publicación hice un breve recorrido por las lecciones más importantes de la película "Whiplash" desde el punto de vista de Andrew, tanto las cosas ejemplares que debemos aprender de este personaje como las cosas que no debemos aprender. En esta oportunidad, veremos las cosas desde el punto de vista de Fletcher.

Lo que debemos aprender:

1. Ser disciplinados
2. No ser mediocres ni conformistas
3. Estar preparados para lo impredecible

Lo que no debemos aprender:

1. Abusar de nuestro poder o estatus
2. Ser perfeccionistas
3. Generalizar las técnicas de enseñanza

Anuncios





Lo que nos enseña Fletcher


1. Ser disciplinados


La idea principal de la película es el trabajo duro. Fletcher nos enseña a no huir de esas condiciones que nos retan y nos desafían constantemente. Nos enseña a extender constantemente nuestros límites, a nunca conformarnos. Fletcher nos exige mostrar que nuestra determinación lo soporta todo.

Su valioso aporte es trabajar sin cansarse, luchar para demostrar no solamente que somos buenos o que podemos ser exitosos, sino que somos excepcionales y que podemos llevar nuestros talentos al límite de la genialidad.

Fletcher es un ejemplo de la necesidad de estar constantemente estimulados, constantemente alertas, constantemente presionados.

Esforzarse hasta el límite: Whiplash - Música y Obsesión
Obviamente este ritmo descomunal no puede mantenerse sin el descanso apropiado.

"Al leer sobre las vidas de los grandes hombres,
descubrí que la primera victoria que ellos tuvieron fue sobre sí mismos.
La autodisciplina siempre fue lo principal."

Harry S. Truman

2. No ser mediocres ni conformistas


No existen dos palabras más perjudiciales que "Buen trabajo", sentencia Fletcher.

Moralmente, esta frase es un desastre. Psicológicamente, una exageración. Socialmente, una provocación. Artística, militar y deportivamente, una filosofía conveniente.

Sin duda alguna, en muchos momentos la recompensa verbal positiva es inadecuada, pero las condiciones que se deben cumplir para que esto sea así son bastante particulares (motivación intrínseca adecuada, resiliencia, perseverancia, control emocional, etc.).

Sin necesidad de tomarnos la frase tan seriamente, la idea que nos debe rondar la cabeza es que en ocasiones nuestra mediocridad y conformismo se ve reforzada por la cultura de "todo mundo es un ganador", "lo importante es participar y disfrutar" y otras frases que nos sepultan en nuestra zona de comodidad y hacen que nos sintamos satisfechos con muy poco.

Acabo de mencionar que para que la sentencia de Fletcher sea verdadera o válida tienen que cumplirse ciertas condiciones. Pues lo mismo debe suceder con su antítesis: "No existen dos palabras más beneficiosas que 'Buen trabajo'".

Muchos se apegan a su buen trabajo y entienden la frase en el sentido "Está bien lo que hiciste, puedes sentirte satisfecho con tu trabajo. Cualquier cosa que hagas a partir de ahora será deseable, pero sería algo adicional"; en lugar de entenderla como "Sigue esforzándote. Tú puedes. Has logrado cosas importantes, no te detengas porque puedes lograr muchas más".

Curiosamente, se necesita lo mismo para que ambas frases funcionen: una motivación interna adecuada, buen manejo de emociones y perseverancia.

Supongo que el mensaje es entonces que no debemos depender mucho de los refuerzos positivos o negativos, así como tampoco de los castigos positivos o negativos. Debemos tener un criterio que se ajuste a nuestra forma de ser y cuando los criterios no se ajusten externamente, no nos conviene dejarnos afectar mucho por ellos.

La grandeza lleva sacrificio
"La grandeza lleva sacrificio"
“El secreto del éxito
es persistencia por la meta.”

Benjamin Disraeli

3. Estar preparados para lo impredecible


A veces nuestra vida puede llamarse Terence Fletcher. La vida puede llegar a ser muy injusta, cruel, brutal y terrible hasta extremos insoportables. Es por eso que es tan importante anticiparnos y prepararnos para el fracaso, para las avalanchas de fracasos, para que las cosas no salgan bien por más que lo intentemos.

Inclusive, en algunas ocasiones estar preparados no sirve. En otras ocasiones, debemos estar 100 veces más preparados de lo necesario. Así es Fletcher. Así es la vida.

En la película el mejor ejemplo de esto ocurre cuando Fletcher expulsa de la banda a un integrante porque no sabía quién estaba desentonando. El chico debía saber que su compañero estaba cometiendo un error. Y aunque no tenga el prodigioso oído musical de Fletcher, no debió reconocer un error que no cometió.

La vida a veces nos presiona así, nos obliga a dar una respuesta que no debemos dar. Nos obliga a ceder ante lo que supuestamente se espera de nosotros.

De cualquier manera, lo importante no es qué tan preparado debió estar este músico. Después de todo, el maestro debe saber más que su estudiante y el estudiante está ahí para aprender y para equivocarse. Lo importante es lo que va a hacer ese músico con la derrota y la injusticia. Si se lo toma demasiado a pecho, demasiado personal, se sentirá miserable y confundido.

Si establece cierta distancia y aprende que a veces una pregunta implacable no merece una respuesta obvia, que debe confiar en sí mismo y resistir presiones de todo tipo, que el miedo a no complacer lo llevó a mentir en su propia contra y que debe fortalecer la seguridad en sí mismo; seguirá adelante porque habrá aprendido la lección y tendrá muchas más oportunidades de hacer las cosas bien, de seguir aprendiendo y de no latigarse demasiado duro a sí mismo cuando la vida lo deje fuera de base.

Fletcher enseña a tolerar situaciones en las que no se puede ganar o no se puede hacer nada para cambiar un resultado negativo. En situaciones en las que hay necesariamente pérdida, es importante mantenerse y entenderlo como parte del proceso.

Whiplash: Música y obsesión | Sinopsis, crítica, trailer, análisis
La verdadera grandeza
no necesita la humillación del resto.

Amado Nervo

Lo que no debemos hacer igual que Fletcher


1. Abusar de nuestro poder o estatus


¿Por qué Fletcher hizo venir a Andrew a las 6AM cuando la clase empezaba a las 9AM? Bueno, porque así comenzaron los juegos mentales. Fletcher debía calibrar qué tanto podía hacer con Andrew. Andrew permaneció en silencio. Andrew era víctima de la primera de muchas extralimitaciones y arbitrariedades bajo el despotismo de Fletcher.

Desde mi punto de vista, este es un juego mental humillativo, abusivo y totalmente innecesario que no aporta nada a Andrew, simplemente confunde. No sirve para nada. Los insultos y el maltrato físico pueden entenderse fácilmente pero esto es un claro ejemplo de abuso de poder.

Fletcher se pone en un lugar privilegiado en el que no puede perder. Si sus estudiantes alcanzan la cima, él es responsable. Si no, es culpa de sus estudiantes.

En la escena en la que Andrew pierde las partituras de su compañero Tanner, vemos como el ensamble comienza a asumir el abuso de estatus de su líder: Tanner intentó abusar de Andrew al asignarle obligaciones que no le correspondían con el fin de mostrar superioridad y dominio, pero todo terminó en su contra. Al activamente buscar arruinar a su competencia, se arruinó automáticamente a sí mismo.

Por otro lado, puede verse a Fletcher como un tirano que busca cazar a un Charlie Parker es un pretexto para ser un desgraciado. No obstante, para que todo tenga sentido, tiene que haber alguien que crea que la única manera de alcanzar los ideales de grandeza es a través de la filosofía de Fletcher, y Andrew es esa persona. Fletcher hace llorar a Andrew, y a Andrew le gusta.

Tu Cambio Es Ahora: Películas Inspiradoras
"Si usted se disciplinara para hacer su mente autosuficiente,
usted por esto sería menos vulnerable a ser herido desde el exterior."

Critias of Athen

2. Ser perfeccionistas, intransigentes y obstinados


El jazz es una forma de arte que se destaca por sus errores ocasionales, por la improvisación y por el trabajo en equipo. Entonces pareciera como si Fletcher quisiera robots perfectamente sincronizados y afinados, en lugar de buenos músicos de jazz. Pareciera como si su intención fuera crear un músico cuya perfección sea signo de grandeza en lugar de un buen ensamble de jazz.

Paradójicamente, el perfeccionismo nos puede alejar de la perfección. La vulnerabilidad, el error y la imperfección son necesarias en cualquier arte, en cualquier contexto. No estamos programados para ser perfectos y si no cometemos errores, nuestro aprendizaje y nuestra sabiduría se verán significativamente reducidos.

Comentarios sobre la película Hitler | Tu Cambio Es Ahora

Hay grandes hombres que hacen a todos los demás sentirse pequeños.
Pero la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes.

Charles Dickens

3. Generalizar las técnicas de enseñanza


Como ya lo he repetido a lo largo de esta serie, no podemos pretender que todas las mentes y talentos funcionen de la misma manera. A algunos les funciona, a otros no. Esa es la belleza del arte y de la grandeza, que hay muchos caminos que llevan al mismo resultado. Esa también es nuestra esperanza, pues si una estrategia falla, siempre habrá otra que nos acerque al resultado que esperamos.



 
Si te gustó esta publicación, seguramente te interesará:

Whiplash - Parte 1 - Fletcher vs. Andrew
Whiplash - Parte 2 - Ser el mejor 
Whiplash - Parte 3 - El final
Whiplash - Parte 4 - Aprendamos de Andrew
 

Publicar un comentario

 
Top