En este nuevo artículo invitado, el psicólogo Sebastián Bustos nos hace un llamado de atención frente a esa famosa queja que solemos tener de que no tenemos tiempo para nada.


- ¿Y qué tal la vida laboral?
- Pues, quiero llorar, pero no tengo tiempo.

Tal vez este título haya causado curiosidad en ti debido a que, como la mayoría de las personas, no te alcanza el tiempo del día para realizar todas las actividades que tienes previstas. Peor aún si tienes hijos y debes dedicar tiempo para ellos también.

Si te identificas con el título, debes estar pensando que cada día que pasa te sientes más agotado ya que permaneces trabajando y corriendo de un lado a otro. Es posible que no tomes pausas o descansos ni siquiera cuando llegas a casa, porque te encuentras con que debes ayudar a tus hijos en sus labores académicas, mantener la casa limpia y ordenada o cuidar de un familiar enfermo o con alguna limitación.

Al parecer, te haría falta un día con 48 horas para alcanzar a desarrollar todas las labores y quehaceres de tu vida. Pero en realidad, el tiempo ya lo tienes, el problema es lo que decides hacer con él.

Si eres una persona del común seguramente utilizarás frases como:

"No tengo tiempo"
"Estoy ocupado"
"Tengo trabajo que hacer"
"Cuando tenga tiempo salimos"
"¡Ahora no¡"
"Tengo que terminar algunos pendientes"
"Mañana debo trabajar"

Reloj con números romanos


Lo primero que debes hacer es reconocer que, como el resto de los seres humanos, cuentas con 24 horas para aprovecharlas al máximo. Deja de desear más tiempo porque obviamente no lo obtendrás. A cambio, puedes volverte más productivo. Cuando me refiero a productividad, es hacer más con menos tiempo.

Para que comprendas de mejor manera este asunto de la productividad quiero mencionarte una regla llamada "La regla 80/20".

Esta regla se repite constantemente en diferentes áreas de la vida y consiste en que generalmente el ser humano utiliza sólo el 20% de las cosas que dispone. Por ejemplo, tu armario está lleno de ropa y de toda esta ropa solamente utilizas un 20%. Tus pantalones especiales, el par de zapatos que combinan con todo y además son cómodos, tu camisa favorita la cual te hace ver genial en el espejo, entre otros accesorios. El 80% restante rara vez te lo pones o lo utilizas.

Bueno, así mismo utilizas tu tiempo.

El 20% de tu esfuerzo y trabajo genera resultados. El resto tal vez esté en el limbo. Por esto es importante que aprendas a identificar qué actividades están representando verdaderos resultados en tu vida y que otras están implicando un simple desgaste físico y psicológico.

A continuación, te daré algunos tips para que empieces a transformar tu rutina de una forma más productiva para que no vuelvas a utilizar la frase "NO TENGO TIEMPO".

Reloj astronómico en fondo negro

1. Realiza las actividades en menor tiempo del que tenías planeado


Sonará raro para ti pensar en que debes realizar lo mismo en menos tiempo. Seguramente pensarás que si pudieras hacer las cosas más rápido, ya lo hubieras hecho. Parece que te estoy pidiendo que aprietes el acelerador para realizar las actividades, pero en realidad no es así.

Resulta que en el momento en que le indicas a tu cerebro que cuentas con determinado tiempo para desarrollar una actividad, este se relaja y empieza a trabajar a un ritmo lento, casi perezoso.

Por ejemplo, supongamos que en tu trabajo debes realizar un informe para tu jefe y dispones de 3 días para entregarlo. Aunque intentas redactarlo, no te fluyen las ideas y lo dejas a medias debido a que debes cumplir con otras tareas y responsabilidades laborales. Cuando se llega el día de entregarlo, resulta que lo habías olvidado por completo y el informe que debías desarrollar en 3 días, en realidad lo elaboras en 15 o 20 minutos.

Con este ejemplo puedes notar como tu cerebro engaña tu propia percepción del tiempo. En realidad, sólo hace falta comprender que cuando tú le acortas el plazo de desarrollar una actividad a tu cerebro, este opera con un sentido de urgencia y empieza a encontrar fácilmente los recursos y los medios para que se haga lo que tú necesitas en menos tiempo, evitando factores de distracción.

De esta manera podrás evitar factores estresantes y cumplir con tus labores de una manera productiva y sin tener la sensación de no tener tiempo.

2. Delimita un tiempo prudente para realizar cada cosa (aunque no termines)


Es importante que impongas un tiempo específico para cada cosa que debes realizar durante el día sin comprometer el tiempo para ti y tu familia.

En ocasiones, una tarea se te dificulta y te toma más tiempo del que esperabas. En estos casos, es importante que aprendas a alternar labores ya que por estar enfocado en una sola dirección terminas descuidando las otras áreas que también te competen.

Por ejemplo, evita llevarte trabajo para tu casa. A veces te sobre-exiges y terminas reventándote ya que sacrificas tus espacios personales para cumplir con tus tareas laborales.

Déjame decirte que nadie, absolutamente nadie, logra cumplir con todo lo que se propone. Por ello, tienes que aprender a soltar cuando se debe.

¿Acaso en cada fin de año no te pones a pensar qué lograste y qué nuevas metas te impondrás para el próximo año?

Seguramente en ese momento te das cuenta que hay metas que tuviste que dejar pasar y continuar porque de otra manera te hubieras retrasado en el cumplimiento de muchos objetivos que sí lograste.

3. Tómate una pausa activa


De seguro has escuchado el término pausa activa si tu área laboral corresponde a una compañía o empresa. La pausa activa es un momento de descanso físico y cognitivo para todos los empleados que se implementa varias veces en el día para evitar la fatiga, mejorar el rendimiento y prevenir enfermedades ocasionadas por el estrés físico y mental. Esto se hace porque tu cuerpo y especialmente tu cerebro necesita oxigenarse y relajarse después de estar en continuo trabajo.

Pero es aquí donde la mayoría comete un error de manera inconsciente. Resulta que tú y la mayoría de personas creen que una pausa activa es revisar las redes sociales.

Permíteme informarte el por qué esto es un error. Resulta que al revisar tus redes sociales, tu cerebro no está descansando. Al contrario está más atento porque ahora debe estar alerta a diferentes estímulos como memes, solicitudes, mensajes, noticias, ofertas, entre otras. Tal vez tú creas que es un momento de relax pero para tu cerebro no lo es, ya que sigue codificando información.

Por eso la mejor manera de tener una pausa activa es levantarte de tu lugar de trabajo, estirar los músculos, cerrar los ojos por unos segundos, respirar profundamente y beber o comer algo saludable para reponer un poco de energía sin hacer uso del celular.

4. Aprende a delegar


Tal vez este tip sea uno de los más difíciles de comprender, pero es algo que sin duda incrementará tu productividad.

Debes aprender a delegar y esto implica que debes utilizar el tiempo y las habilidades de otras personas para ahorrarte tiempo a ti.

Tal vez te hayas fijado en lo difícil que es decir no a un favor que piden los demás y hasta muchas veces te dejas comprometer por la dificultad que implica decir ese "no".

Bueno pues así es como funciona la delegación, aprende a utilizar esas habilidades de los demás para ahorrarte tiempo y poder cumplir con más cosas.

5. Siempre debes encontrar tiempo para la gente que amas


Sin duda alguna tu trabajo es importante para subsistir y llevar el sustento a tu hogar. Sin embargo, no lo es todo ¿o es que solamente vives para ganar dinero? Tu familia también necesita tiempo, en especial tus hijos.

Comprendo que te sientas en ocasiones cansada/o y no cuentes con “tiempo” para tu familia y tus hijos. Pero es aquí donde te quiero aclarar que el tiempo para tu familia e hijos no se mide por horas, minutos o segundos, si no por la calidad de este tiempo invertido.

No es lo mismo que tu hijo te cuente como le fue en el colegio mientras lo miras a los ojos a que te lo cuente mientras tú estás en actividades de trabajo, lees tus correos, ves televisión o revisas el celular.

Si realizas este tipo de acciones mientras te cuenta cosas, sin lugar a dudas tu hijo se sentirá ignorado y buscara llamar la atención de alguna manera hasta que logre su objetivo y esto implicará que gastes más tiempo de menor calidad. Tal vez si sólo prestas la atención necesaria durante 5 o 10 minutos te ahorres horas de atención innecesarias.

Recuerda siempre que muchos de los aspectos emocionales a nivel familiar hacen que nuestras actividades sean productivas o tensionantes. Es por esto que debes empezar a organizar tu día y dedicar el tiempo necesario a cada una de tus áreas que te movilizan y te motivan a afrontar de manera positiva las adversidades del día a día.

Recuerda de igual forma ser consciente de cuánto tiempo dedicas en la semana a una actividad. Por ejemplo ¿cuántas horas a la semana dedicas tiempo a estar en redes sociales? Es un número que puedes reducir para convertirte en una persona más productiva y más presente a nivel familiar.


Sobre el autor

Hombre de 28 años con barba y tatuajes, sentado

Juan Sebastián Bustos Peñaloza
Tian
Psicólogo


El tiempo es algo creado.
Decir “no tengo tiempo”
es como decir “no quiero.

Lao Tzu.
Siguiente
Esta es la entrada más reciente.
Anterior
Entrada antigua

Publicar un comentario Blogger

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si piensas que el contenido podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de tus sugerencias.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

Recuerda que también puedes comentar con Facebook. Apóyame con el hashtag #TuCambioEsAhora

 
Top