Todos nosotros buscamos el éxito, ya que esto nos brinda la sensación de ser productivos y de que estamos haciendo algo valioso con nuestra vida. Tener metas claras para alcanzar ese éxito es algo deseable porque nos impulsa a levantarnos cada mañana a trabajar por un mejor futuro y es algo que le da sentido a nuestra vida.

Pero la idea del éxito en muchas esferas de la vida actual nos ha enseñado a estar siempre insatisfechos, llegando al punto de ignorar los logros más importantes en nuestra vida, pues al alcanzar una meta, ya estamos pensando en la siguiente. A pesar de que la vida te regala a cada instante razones para sentirte pleno, estás demasiado ocupado pensando en cuál es el siguiente paso que debes tomar en tu vida, tu siguiente trabajo, tus siguientes estudios, tu próximo viaje, tu próxima meta por cumplir.

En tu cabeza, tu mayor obligación es tener cosas mejores que antes, aunque realmente estas cosas no te despierten emociones intensas ni te hagan sentir exitoso. Si lo piensas detenidamente, sólo te estás concentrando en los destinos que debes alcanzar. No disfrutas el viaje, no haces una pausa para alegrarte por lo que tienes, por lo que has alcanzado.

Estás viajando sin encontrar una perspectiva de lo que eres en este mundo, ajustándote a metas impuestas por una única forma de ser exitoso. Saltas de meta en meta en una carrera insaciable que siempre va a demandar más de ti y que nunca te va a dar un descanso.

hongos creciendo en la naturaleza

De repente, tu vida se convierte en un videojuego en el que vas desbloqueando logros, consiguiendo insignias, medallas, mejoras de personaje y nuevos niveles para jugar. Tu mayor interés consiste en acumular y exhibir estos logros, que poco a poco se vuelven insignificantes, ya que son impuestos por el juego, no son cosas que tú quieres lograr. En medio de tantos objetivos comienzas a desviarte del único importante: disfrutar la experiencia de jugar por jugar, jugar por divertirte, pasarla bien con el juego, sin importar qué tan bien o mal lo hagas.

Has aprendido que el dinero te permite acceder a mejores experiencias, pero al tenerlas, no las disfrutas. En el afán de lograr y ganar más, te estresas y te pones ansioso, te preocupas, no duermes bien, comes cualquier cosa, evitas compromisos sociales que "te quitarán tiempo", te desconectas del presente, de tus emociones. En fin, destruyes tu salud para obtener un dinero que nunca será suficiente para recuperar el tiempo y el bienestar perdido.

¿Qué sucedería si no tuvieras que cumplir ciertas metas para que los demás te reconocieran como una persona exitosa? ¿A qué dedicarías tus esfuerzos?

Cuando contemplas lo que verdaderamente implica ser exitoso, descubres que hay muchas formas de serlo, y que no solo se es exitoso a nivel profesional o laboral, sino a nivel personal, familiar, de pareja. Pasamos el 99% de nuestro tiempo esforzándonos por una meta y tan solo el 1% de nuestro tiempo consiste en la meta en sí.

Si disfrutásemos del viaje y del esfuerzo caeremos en la cuenta de que no es el destino el que importa, sino todo lo que hacemos para llegar allí.


Layout de imágenes de Instagram de #TuCambioEsAhora

Publicar un comentario Blogger

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si piensas que el contenido podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de tus sugerencias.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

Recuerda que también puedes comentar con Facebook. Apóyame con el hashtag #TuCambioEsAhora

 
Top