Anuncios


Hoy quiero traerle otra serie de afirmaciones positivas. En este caso, están enfocadas a la perseverancia, la disciplina y el esfuerzo; a no rendirse a pesar de las adversidades.

La mayoría son construcciones personales que he extraído de los poemas que he escrito, otras son producto de mis anotaciones y de diversas fuentes, como música, literatura y material especializado en las afirmaciones.

Cuéntame cuál es tu favorita y si quieres que incluya alguna en la publicación.

Inicio Anuncios






Fin Anuncios

Soy intocable.

Soy un campeón.

Me esfuerzo cada vez más.

Mi energía cambia el mundo.

Destaco sin pedir disculpas.

Hago del miedo mi fortaleza.

Me he liberado de las excusas.

Yo escribo mi propia historia.

Sólo yo me defino y me determino.

Mi energía brilla y es contagiosa.

Tengo una energía cegadora e inagotable.

Conquisto lo que aún no se ha conquistado.

Yo construyo mi propia realidad, mi sendero.

La debilidad ha sido expulsada de mi corazón.

Mi personalidad atrae el interés de las personas.

Mi pasado es glorioso pero lo es aún más mi presente.

Soy completamente capaz de demostrar lo que puedo hacer.

Extraigo la fortaleza del mundo, la domino y la hago mía.

Mi corazón y mi mente cargan mi cuerpo cuando está agotado.

En todo momento honro el prestigio y el respeto hacia mí mismo.

He desarrollado numerosas habilidades que merece la pena alabar.

Soy feliz seduciendo la realidad que trasciende mi propio espacio.

Mi lozanía es siempre joven. Las reservas de mi fuerza nunca se agotan.

Creo más allá de las dudas de los demás, creo que lo otros no han creído.

Soy capaz de estremecer la mente de las personas con mi vida y con mis palabras.

Destilo un misterio salvaje, descongelo corazones, despierto emociones escondidas.

Mi mente es un gigante robusto que arrastra mi cuerpo por las sendas de la victoria.

Hago que cada gota de sudor, cada gota de sangre y cada lágrima tengan su recompensa.

Soy capaz de superar el miedo ya que mi curiosidad y búsqueda de lo novedoso es más fuerte.

Las personas expresan admiración por mí, por ese número infinito de talentos especiales que poseo.

Me refugio en las palabras, el silencio y las reflexiones, pero actúo con determinación y fiereza.

Soy perseverante. Tengo la creatividad del artista, la dedicación del estudiante y la disciplina del deportista.

Mi vida es un acto violento. Arranco el corazón de mi enemigo y lo dejo desangrarse en el suelo porque NADA ni NADIE me puede detener.

Boston City Flow

También quiero compartir unas frases que son muy personales para mí pero no cumplen algunos de los requisitos de las afirmaciones positivas, como te expliqué en la primera publicación sobre las afirmaciones. Sin embargo, me parecen muy poderosas y suelo usarlas con relativa frecuencia.

Las escribí hace tiempo y he compilado varias de ellas en diferentes momentos de mi vida. Constantemente iré actualizando la lista y estaré atento a tus sugerencias.

Soy fuerte a pesar de los intentos de los demás por arruinarme y destruirme, siempre prevalezco, siempre salgo airoso.
Jamás descansaré hasta que mi corazón se haya desangrado, y mi espíritu esté sin aliento.
Nadie me dirá qué soy o qué puedo hacer, nadie me dirá quién puedo o no puedo ser.
No tengo inconvenientes en manifestarle al universo quién soy realmente.
No me replegaré asustado, sino que me ensancharé furioso y valiente.
Nadie usurpa mi esfuerzo con críticas o palabras destructivas.
Jamás terminaré algo hasta no haber dado todo lo que tengo.
Jamás me retiro, no me echo para atrás ni huyo acobardado.
Nada puede destruir la visión que tengo de mí mismo.
La derrota y la rendición no están en mi credo.
No tengo miedo de tomar lo que me pertenece.
Mi energía nunca más es trémula ni pálida.
Nunca más me decepcionaré a mí mismo.
Jamás me rendiré, jamás retrocederé.
Nunca doy ni acepto ninguna excusa.
Ningún obstáculo sellará mi camino.
Nadie me negará, nadie me retará.
Nadie me puede destruir.
Nadie me detiene.


Banner Tu Cambio Es Ahora

ADVERTENCIA SOBRE LAS AFIRMACIONES POSITIVAS


Las afirmaciones positivas deben usar de manera adecuada, o de lo contrario actuarán de manera desventajosa para ti. Desde mi punto de vista, su poder se ha exagerado un poco por las siguientes razones:

1. No funcionan siempre

Como bien lo recuerda el psicólogo clínico Guy Winch, las afirmaciones no sirven cuando estás deprimido o te sientes terrible a nivel emocional, ya que tu mente no va a aceptar un "Me siento feliz y hoy es un gran día" cuando estás teniendo un día desagradable o estás atravesando por una crisis personal. De hecho, van a generarte sentimientos de frustración y autoengaño, que te sumirán en un estado de ánimo peor.

2. Deben cultivarse a nivel consciente

Las afirmaciones no tienen mucho sentido si únicamente están dirigidas a tu inconsciente, porque es la mente consciente la que debe estar absolutamente convencida de estas afirmaciones, a pesar de que la mayoría de nuestra vida mental sea inconsciente.

Esto es así por una única razón: Tu mente consciente es la impulsa tus creencias y tus acciones. Las afirmaciones no sirven de nada si sigues comportándote de la misma manera. En el ejemplo que quiero trabajar contigo hoy, el momento crucial es cuando decides conscientemente que no vas a comerte esas papas fritas y actúas en conformidad.

En otras palabras, las afirmaciones no sirven de nada si no generan cambios conscientes y visibles en tu vida. Si tus acciones no son coherentes con tus afirmaciones, no te van a servir de nada a pesar de que las repitas diariamente durante 1 año entero.

3. Por sí solas no te garantizan absolutamente nada

Las afirmaciones sólo funcionan cuando realmente estás muy cerca de obtener eso que deseas o realmente ya lo tienes. Si dices "Soy millonario y el dinero abunda en mi vida", esta afirmación no pasará de ser más que una frase llena de deseos y sueños si tienes serias dificultades económicas.

Con certeza te pueden motivar, mejorar tu estado de ánimo y generar una actitud mental favorable a tus objetivos, pero por sí solas no generan ningún cambio efectivo en tu vida, a menos que cambies patrones de comportamiento y hagas algo efectivo y real, para, en este caso, hacerte millonario.

4. Pueden hacerte ignorar emociones y pensamientos negativos necesarios

Como ya lo he expresado antes en diferentes publicaciones, el positivismo y el optimismo absolutos son iguales de peligrosos al pesimismo y negativismo. El optimismo y las emociones positivas están sobrevaloradas en nuestra cultura actualmente, y en consecuencia, las afirmaciones positivas, así que debes ser muy cuidadoso al usar las afirmaciones, porque pueden generar lo que se conoce en psicología como el sesgo positivo y el sesgo optimista: versiones crudas, exageradas y poco sanas de estas emociones "buenas".

Algunas de las dificultades que pueden generar el positivismo y el optimismo crudos son las siguientes:
  • Te impiden reconocer las funciones necesarias de las emociones negativas.
  • Te hacen ignorar tus emociones negativas, hacerlas a un lado; y permitir sólo aquellas emociones que consideras legítimas (en su gran mayoría, positivas), lo que generará un daño emocional más grande en el futuro.
  • Te motivan a ocultar o enmascarar tus emociones negativas.
  • Te obligan a lidiar con tus emociones negativas más rápido de lo que debes, con el fin de mostrar un positivismo implacable en todo momento.
  • Hacen que te enfoques en respuestas rígidas a tus emociones: Todo lo asumes desde el punto de vista más optimista y positivo, ignorando la complejidad y la fragilidad de los momentos por los que estás pasando.
  • Hacen que te juzgues a ti mismo por tener "malas emociones" como la tristeza, la ira o incluso el dolor.
  • Bloquean tu capacidad para desarrollar tu pensamiento crítico.
  • Impiden que le prestes la atención necesaria a tus problemas por considerarlos pequeños o insignificantes. En otras palabras, evitan que reconozcas la gravedad de los mismos.
  • Limitan tu proactividad porque esperas que las dificultades que tienes no sean tan graves. En esta medida, hacen que seas más lento al reaccionar ante un problema.
  • Comprometen tu habilidad para tomar decisiones acertadas, porque te posicionan siempre desde el mismo lugar para ver un problema y por tanto te impiden centrarte adecuadamente en las soluciones.
  • Hacen que incomodes a las personas que atraviesan por un momento difícil. Al mostrarte demasiado optimista, puedes hacer sentir mal a quienes no están en sintonía con tu estado de ánimo, lo que te impide conectarte con ellos. Además puedes hacerlos sentir avergonzados por tener emociones negativas y así fracasas al intentar ayudarlos.
  • Fomentan el aislamiento social, especialmente a aquellas personas que más lo necesitan, puesto que tienden a condenar las emociones negativas antes que fomentar la empatía y la comprensión de las personas que exhiben conductas consideradas pesimistas o negativas.
  • En relación con lo anterior, pueden hacerte juzgar a los demás únicamente por su estado de ánimo y su nivel de positividad, como si ser positivo fuera una nueva forma de rectitud moral, en palabras de la psicóloga Susan David; lo cual te puede convertir un "tirano cruel, malvado e ineficaz" que ha decidido no establecer relaciones interpersonales significativas y profundas con las personas que no tienen esta "rectitud moral".
  • Fomentan la incomprensión: Si las personas esperan que estés siempre alegre y feliz, te presionarán cuando te vean desanimado o melancólico, tratando de forzarte a volver a tu estado de ánimo positivo "por defecto".
  • Te hacen entrar en contradicción con tus sentimientos más genuinos, haciendo que por fuera te muestres fuerte cuando estás dolido por dentro.
  • Promueven la anulación de algunas de tus conductas para que puedas encajar socialmente.
  • Te agotan y resultan ser contraproducentes a nivel emocional.
  • Disminuyen tu autoestima en lugar de aumentarla.
  • Nublan tu visión de la vida, puesto que tendrás un punto de vista fijo acerca de cómo debe ser tu vida y cómo debes responder a ella, ignorando el valor y el significado de tus emociones difíciles: Si crees siempre que las cosas van a salir bien y que todo pasa por una buena razón, eventualmente terminarás creyendo en que no importa lo que hagas, las cosas terminarán muy bien. Es decir, generas la ilusión de que a pesar de que te equivoques, tomes malas decisiones y pasen cosas horribles, todo va a estar bien.
  • No te ayudan a solucionar tus problemas más profundos y hace que pases menos tiempo esforzándote por solucionarlos: No todo es cuestión de actitud.
  • Transmite el mensaje de que tú eres el único y completo responsable de sentirte bien, independientemente de lo que suceda a tu alrededor o el contexto en el que te desenvuelves.

PARA DISCUTIR

1. ¿Cuál es la afirmación que más te gustó? ¿Con cuál te sentiste más identificado? ¿Cuál es la que necesitas más en tu vida?

2. ¿Cuál es la afirmación que más te cuesta asimilar? ¿Por qué crees que es tan difícil convencerte de esta afirmación?

3. Seguramente existen aspectos personales que no te cuestan tanto. ¿Cuál es la afirmación de la que estás totalmente convencido?

4. Las afirmaciones pueden decirse en voz alta o mentalmente. ¿Qué crees que funciona mejor para ti?

5. ¿Conoces a alguien que practique las afirmaciones diaria o semanalmente? ¿Qué te ha dicho esta persona acerca de sus efectos?

PARA HACER

1. Haz las afirmaciones anteriores durante una semana y evalúa qué tan presentes las tuviste durante esa semana.

2. Elige 20 afirmaciones anteriores (las que sean más poderosas para ti) y grábalas con tu propia voz. Reproduce esta grabación antes de dormirte cada noche y al despertar cada mañana.

3. Tomar notas puede reforzar muchísimo la fuerza de las afirmaciones. Escribe con tu propia letra tus 5 afirmaciones favoritas y guárdalas en tu billetera. Asegúrate de leerlas al iniciar cada día.

4. Comparte este artículo con una persona cercana y pregúntale cuáles serían sus 5 afirmaciones favoritas. Compáralas con las tuyas y descubrirás que existen cosas difíciles para esa persona que para ti son más sencillas y viceversa.

5. Crea 20 afirmaciones mucho más específicas de acuerdo a tu caso particular y grábalas en tu teléfono celular. Por ejemplo "Soy el capitán de mi barco, el comandante de mi alma, el emperador de mi mente, el rey de mi vida". "Tengo una energía que puede con todo". "Día tras día me convierto en alguien que es cada vez mejor, cada vez más fuerte, cada vez más rápido, cada vez más sabio". Las opciones son infinitas. Sigue leyendo para que sepas cómo crear estas declaraciones positivas.

Publicar un comentario Blogger

Si te gustó lo que acabas de leer, no olvides seguirme en las diferentes redes sociales, por correo electrónico o por RSS. Si piensas que el contenido podría ser mucho mejor, estaré muy pendiente de tus sugerencias.

¿Te gustaría decir algo? ¿Quieres tener más información respecto a algún tema tratado aquí? ¿Quisieras que explicara con más detalle algo de lo que te he compartido? ¡Comenta!

Recuerda que también puedes comentar con Facebook. Apóyame con el hashtag #TuCambioEsAhora

 
Top